Los eosinófilos reducen la inflamación y el crecimiento celular excesivo en la hipertensión arterial pulmonar, según un nuevo estudio

Médico con holograma de pulmones

Un nuevo estudio señala que las células inmunitarias llamadas eosinófilos ayudan a proteger contra la progresión de la hipertensión pulmonar reduciendo la inflamación pulmonar y regulando el crecimiento de las células musculares alrededor de los vasos sanguíneos.

La hipertensión arterial pulmonar se caracteriza por una inflamación crónica alrededor de los vasos sanguíneos pulmonares; aunque no se conocen bien los mecanismos inmunológicos específicos que la provocan.

Los eosinófilos son un tipo de células inmunitarias que se caracterizan por contener gránulos redondeados. Estas células son fundamentales para la respuesta del sistema inmunitario contra los parásitos, y se sabe que desempeñan un papel impulsor de la enfermedad en determinadas afecciones pulmonares como el asma.

Para saber más sobre el papel de estas células, un equipo de científicos chinos evaluó los recuentos de eosinófilos en la sangre y los tejidos pulmonares de 123 personas con hipertensión arterial pulmonar y 119 voluntarios sanos de edad y sexo similares.

Los resultados mostraron que los pacientes con hipertensión arterial pulmonar tenían proporciones significativamente más bajas de eosinófilos en la sangre, y entre los pacientes con la enfermedad, los recuentos de eosinófilos eran generalmente más bajos entre aquellos con peor estado funcional. Por el contrario, los mismos pacientes tenían mayores recuentos de eosinófilos en su tejido pulmonar; además tenían niveles elevados de moléculas de señalización necesarias para el tráfico de eosinófilos.

Estos resultados indican que los eosinófilos migran de la sangre al tejido pulmonar durante la progresión de la hipertensión arterial pulmonar en humanos.

Para comprender mejor el papel de los eosinófilos en la enfermedad, los investigadores indujeron hipertensión arterial pulmonar en ratones modificados genéticamente para que produjeran menos cantidad de estas células de lo normal.

Los resultados mostraron a grandes rasgos que la hipertensión pulmonar era más grave en los ratones deficientes en eosinófilos, con más crecimiento excesivo de tejido vascular y cardiaco. Se descubrieron resultados similares cuando se utilizó un tratamiento con anticuerpos para reducir la cantidad de estas células.

En conjunto, estos resultados muestran que la deficiencia de eosinófilos genética o inducida químicamente agrava el desarrollo de la hipertensión arterial pulmonar, lo que sugiere que estas células tienen un efecto protector en el desarrollo de la enfermedad.

Otros experimentos demostraron que los eosinófilos podían reducir el crecimiento de las células musculares que rodean los vasos sanguíneos. La hipertensión pulmonar se caracteriza por el crecimiento anormal de estas células musculares, por lo que estas observaciones sugieren un papel beneficioso de los eosinófilos en la regulación de la función de las células musculares lisas de la arteria pulmonar.

Según los científicos, estos hallazgos abren posibles vías para nuevas estrategias de tratamiento, que podrían explorarse en futuros estudios.

Estudio completo

Logo Web de Interés Sanitario

Entidad declarada de Utilidad Pública con fecha 28 de septiembre de 2021

Hipertensión Pulmonar España Organización de Pacientes (HPE-ORG Pacientes)
Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones: Sección: 1ª/ Número nacional: 611682
Inscrita al Registre Municipal d’Entitats i Associacions Ciutadanes de Sant Feliu de Llobregat, amb el nº d’inscripció 252

© 2016-2023 Hipertensión Pulmonar España Organización de Pacientes
Sitio creado por 08921 Solucions Creatives